23 de abril de 2018

¡Queremos cambiar!, pero... no demasiado, ¿vale?

¡Queremos cambiar!, pero... no demasiado, ¿vale?

Debe de ser una simple prueba más de la curva de Rogers, pero no siempre el cambio se demuestra andando.

Hoy he vivido un ejemplo (al menos no literal) de lo que en un movimiento de adopción ágil siempre se tiene que vivir: el momento “siempre se ha hecho así”. Y ese “siempre se ha hecho así” negará ser simplemente eso y buscará razonamientos de las bonanzas del método. De hecho, en mi caso incluso se ha apoyado en las actuales organizaciones jerárquicas para defender la posición.

La cuestión es que, por mi posición y trabajo de los últimos tiempos, la mayoría de los “procesos” que existen ahora mismo los he definido yo mismo o he participado de ello. Así que, si no me importa a mí tirarlos a la basura o cuanto menos cuestionarlos, ¿por qué le debería preocupar a otro? Porque somos naturalmente resistentes al cambio y porque la sensación de control nos da tranquilidad.

Hemos de trabajar en ello.

Mi consejo de hoy: no dudes en replantear todo, absolutamente todo, siempre que sea necesario. Como dijo Marshal Goldsmith, “lo que te ha traído hasta aquí no te llevará allí“.