22 de mayo de 2018

Casi mejor que tener una gran idea es saber contarla

Hoy me han dado una gran lección de story telling. Personalmente es uno de mis puntos a trabajar, donde creo que hay más capacidad de mejora (no quiere decir que lo haga mal, tampoco!).

Casi mejor que tener una gran idea es saber contarla

Hoy me han dado una gran lección de story telling. Personalmente es uno de mis puntos a trabajar, donde creo que hay más capacidad de mejora (no quiere decir que lo haga mal, tampoco!).

Nos encontramos en un momento con dos vías complementarias abiertas en el mundo de la agilidad: la agilidad intra-equipo y la agilidad empresarial. Una versa mucho sobre empoderamiento, personas, equipos, ceremonias, roles y artefactos, y la otra es gestión de cambio y, sobre todo, cultura.

Desde el punto de vista antropológico el “cuento” ha sido una de las unidades de comunicación básica para transmitir valores en sociedad. Así que, si llevamos milenios haciendo algo, ¿por qué no darle una oportunidad?

¡Alerta, un “agilista” diciéndonos que hagamos “lo de siempre”! Mi respuesta: fundamentalistas, este no es vuestro blog. Prosigo.

Introducción, nudo y desenlace.

El ejercicio de hoy ha sido sólo un poco más complejo que escribir un cuento. Antes de eso hemos listado las diferentes ocasiones en las que explicar un mensaje en el calendario y planteado el objetivo de cada una de las ocasiones. Y ahí, en el calendario, en una de ellas, estaba la oportunidad. Seducir.

Nadie recuerda los tremendos detalles técnicos y los conocimientos deframeworks y demás parafernalia. Pero sí recuerdan la emoción de por qué eso que has explicado es bueno, grande, retador, interesante y quieren participar de ello.

Y cuando has convencido en el plano emocional, tienes mucha parte del camino hecho.

Tak for idag.