30 de abril de 2018

Solo no puedes

Solo no puedes

Estoy cansadísimo. Intelectualmente. Como una amiga dice, esto que estamos haciendo es una revolución humanista disfrazada de procesos de desarrollo, formas de trabajo y productos digitales. ¡Y ojalá fuera lo del disfraz! De procesos de desarrollo y de bits sé un rato. Un rato largo. Y además, son muy fáciles de tratar.

Pero, ah, los humanos. Benditos bichos. Que no te engañen, el manifiesto ágil tenía mucha razón: Individuals and interactions over processes and tools. Lo que no estaba escrito es cuan difícil puede llegar a ser tener interactions con individuals (aunque, ahora bien, es mucho más enriquecedor que seguir processes y usar tools).

La cuestión es que solo no puedes. Es una cuestión de escala: ¿sobre cuántas personas puede influir una sola? Y me refiero a una sola “normal”, no al nuevo Martin Luther King o Steve Jobs. Tendré que preguntarle a la socióloga, que seguro que tiene respuesta.

Mientras tanto, mi consejo: busca ayuda, la necesitarás. De hecho, el último State of the Agile deja muy claro qué es clave para que el cambio suceda…